Trujillo Quirófano 2

El periódico ‘Diario de Sevilla’ publica tanto en su edición en papel como digital un artículo sobre el doctor Francisco Trujillo, director y cofundador del Instituto de Especialidades Neurológicas (IENSA), en el que destaca su trayectoria en el campo de la Neurocirugía y los principales hitos de su carrera médica.

Bajo el título ‘El discípulo que llegó a maestro’, el periodista Carlos Navarro Antolín realiza una semblanza de Trujillo y valora que resulta “llamativo encontrarse con quienes han triunfado en sus parcelas, gozan todavía de ese valor tan a la baja como es el prestigio intelectual (no el del dinero o la posición social) y te hablan de sus propios maestros, cuando ellos mismos ya lo son por trayectoria profesional y por haber creado escuela”.

“Es el caso de Francisco Trujillo, médico neurocirujano, un oriundo de Algodonales que a muchos suena por ser quien operó con éxito a la duquesa de Alba, pero que ya era un andaluz reputado mucho antes de aquella intervención particular”, precisa el articulista.

El periodista subraya que “con un porte británico, un ceceo con cierto gracejo y una agilidad que le resta al menos veinte años, el doctor Trujillo es ese cirujano que repara hernias para que usted no se doble al caminar, pueda mover el cuello con naturalidad, deje de parecer un robot que se gira con el cuerpo completo cuando alguien le llama, y pueda dormir sin que la espalda lo castigue durante la noche”.

El texto recuerda la fundación de IENSA hace casi 40 años de la mano del doctor Pedro Albert, uno de los padres de la neurocirugía española. En este sentido, señala que “junto a Albert estuvo de manera muy destacada este Trujillo, el profesional que ha llevado la microcirugía al máximo nivel en España. Trujillo mantiene en la información oficial del instituto las referencias al desaparecido doctor Albert porque lisa y llanamente fue su maestro. Nunca lo oculta, ni lo tapa, ni lo orilla. A los maestros nunca se les deja de tratar como corresponde”.

Homenaje al doctor Albert

“Precisamente, como homenaje a su fundador y con el objetivo de promover la investigación de excelencia, IENSA creó en 2013 la beca Doctor Pedro Albert, la más importante de carácter privado que se concede en España en el campo de las neurociencias”, añade el artículo.

Carlos Navarro Antolín señala que “cuando la mayoría esconde a los maestros, Trujillo recuerda y homenajea al suyo. Se llama estilo, gratitud, elegancia y ausencia de complejo. El día, por cierto, que don Pedro dejó la sanidad pública harto de su politización, Trujillo se marchó también en cuanto comprobó cómo se degradaba la atención al paciente”.

Inicios

El artículo repasa algunos de los hitos de su carrera y recuerda que “el joven Trujillo debió formarse en París, tras haber estado en el Marruecos francés, cuando en España regía la dictadura, pero la muerte del padre precipitó su regreso a España e impidió que cursara la carrera de Medicina en la Sorbona”, que estudió finalmente en la Universidad de Sevilla. Su primer destino fue médico de familia en Chipiona (Cádiz).

Navarro Antolín apunta que el director de IENSA “fue antes otorrino junto al recordado Muñoz Cariñanos” y que “la necesidad de aprender a operar el denominado neurinoma del acústico puso en contacto a Trujillo con el doctor Albert. Don Pedro se lo quedó a su lado para siempre y empezó entonces la larga y exitosa carrera de Trujillo como neurocirujano”.

Además, la publicación indica que “un hito en la vida profesional de Trujillo fue, en efecto, la intervención quirúrgica que le practicó a la duquesa de Alba, con quien trabó una relación de confianza y afecto que dio pie a largas tertulias en la Casa de las Dueñas. La operación provocó jornadas complicadas de presiones familiares y mediáticas”.

Por último, Navarro Antolín apunta que “cuentan que se esfuerza en explicar los diagnósticos con sencillez” y cita textualmente unas palabras de Trujillo sobre que “el dolor provocado por una hernia en un sitio circula por unos cables, y el provocado por una hernia en otro circula por otros cables, pero no mezclemos los cables, porque están muy bien organizados”. “El hombre de pueblo, sabio y de luces largas, siempre emerge”, concluye el articulista.

El artículo completo de ‘Diario de Sevilla’ está disponible en los siguientes enlaces:

Edición en papel
Edición digital